¿Qué ver en Anaga?

Publicado en Sin categoría

veranaga

El Parque Rural de Anaga es un gran desconocido para la mayoría de visitantes de la isla. Sin embargo, no puedes decir que conoces Tenerife sin haber visitado este rincón.

 

 

 

Caminar por un Bosque Encantado

El Bosque Encantado es un precioso sendero que atraviesa la Reserva Natural Integral del Pijaral, en el corazón del Parque Rural de Anaga. En esta reserva contemplarán una de la zonas mejor conservadas de la laurisilva de Tenerife, destacando sus impresionantes helechos que cubren el suelo y que en ocasiones tapan completamente el sendero.

Para acceder a este sendero es necesario solicitar un permiso al Cabildo.

_CSC0831




Vivir la sensación de estar dentro de una nube

Anaga es el reino de las nubes, de ahí su verdor. La gran mayoría de los días la cara norte del macizo estará sumergida en las nubes empujadas por el alisio.

nubesanaga




Disfrutar de un atardecer en la Playa de Benijo

“Apuró el paso 
para que no llegara la noche, 
y poder enseñarme la playa, 
apuró el paso”. 

Uno de los mejores puntos para contemplar el atardecer en nuestra isla es la Playa de Benijo. Una playa con canción, compuesta por Andrés Suarez.

Playa de Benijos




¡Contemplar desde sus miradores de vértigo!

Hay muchísimos miradores, pero nuestro favorito es el Mirador de Aguaide en Chinamada. Un mirador sobre un acantilado de más de 500 metros de altura.

chinamadadavidfernandez

Foto: David Fernández




 Llegar a playas salvajes

 

El Macizo de Anaga tiene una orografía complicada, llena de barrancos y Acantilados, que provoca que la mayoría de puntos de su costa sean poco accesibles. Gracias a esta característica Anaga cuenta con muchas playas vírgenes, a las que sólo se puede llegar caminando (en algunos casos ni siquiera se puede llegar a pie) o en barco. Conoce Antequera, Tamadiste, Roque Bermejo o, si ya eres mucho más aventurero, descubre Ocadila, Zapata o Ijuana.

IMG_20160410_220608

 

¡Conoce la Playa de Antequera con nosotros! (más información aquí)

 




¡Comer bien!

Nada mejor para recuperar fuerzas tras una caminata que parar en alguno de los restaurantes emblemáticos de Anaga y disfrutar de la gastronomía típica. Casa Nene en Afur, La Cueva en Chinamada, Casa África en la Playa del Roque de las Bodegas, Casa Paca en Benijo…. (y así podríamos seguir nombrando hasta llenar varios post)

casaafricacomida




Descubre sus leyendas

 

Leyendas de piratas, de brujas o leyendas guanches. Los rincones de Anaga están plagados de grandes historias, algunas prehispánicas como las leyendas del Roque de los Hermanos o la de Beneharo “el Mencey loco”. Otras más recientes como las del pirata Cabeza de perro o la del Bailadero de las brujas.

beneharo

 




Conoce su gente

 

Tomarse algo en una de sus “ventitas” puede convertirse en una experiencia inolvidable. Conversa con los venteros, ellos te narrarán historias del pasado que ayudarán a conocer las tradiciones y costumbres de este rincón único de la isla.

Tomarse una cerveza mientras se escucha las vivencias de Fidelina en Roque Bermejo no tiene precio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Foto: Ander Izaguirre. Gentedigital.




Fotografía Pueblos que desafían la gravedad

 

En Chinamada o Afur podremos encontrar gran cantidad de “casas-cueva” incrustadas en montañas o acantilados

afurcasacueva




Intentar no mojarse los pies en el agua de sus barrancos

 

La laurisilva que puebla las cumbres de Anaga capta el agua que cargan las nubes, este agua acaba corriendo por muchos de sus barrancos. Cuando conozcas los barrancos de Valle Brosque, Afur o El Cercado te cuestionarás eso de que “Canarias no tiene ríos”.

afur

Foto: Aquior Diaz




 

Duerme en el corazón del bosque

 

El Albergue Montes de Anaga está localizado en el corazón del bosque, con unas fabulosas vistas desde su terraza. Es el lugar ideal si quieres pasar noche en la zona.

albergue





¿Te gustó este artículo? Si quieres ver otros similares visita:

 

¿Qué ver en el Parque Nacional del Teide?

 

Las 10 mejores playas de Tenerife


¿te ha gustado? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on Twitter